HISTORIA DEL PAPEL MACHÉ

Los primeros hallazgos de objetos confeccionados con papel maché en occidente son anteriores al siglo III d.c. No obstante, los antecedentes sobre la producción de papel en China y los objetos de papel maché allí conservados hasta hoy, permiten suponer que esta técnica ya era conocida en esa región con mucha anterioridad a la fecha antes mencionada. Es sólo a mediados del siglo XVII d. c., primero en Francia y luego en Inglaterra, que el papel maché comienza a emplearse en la confección de objetos prácticos y decorativos. Esta técnica se introdujo en Europa gracias a los comerciantes venecianos, donde surgió una auténtica industria de cajas de papel. Estas cajas fueron las famosas "cajitas de rapé". La técnica de esta época era demasiado lenta y costosa. El papel rasgado se ablandaba al calor, se remojaba en agua, y luego se moldeaba en formas de madera y se saturaba de aceite de linaza. Se añadían capas de pasta, mezclada con arcilla roja, con hollín y con aceite. Después del secado, el objeto se pulía y laqueaba.

 

En 1722 el escocés Henry Clay, obtuvo una patente para la fabricación de muebles, puertas, lámparas, etc., en papel maché. A mediados del siglo XIX, el papel maché se utilizo mucho en Inglaterra y en Francia. La idea de vaciar la pasta de papel con pegamento en moldes es una idea inglesa y data más o menos de 1820. Joshua Bettridge de Birmingham fue el más famoso fabricante de muebles en papel maché, exportó sus muebles al mundo entero. En la misma época, en Francia, Pierre Adt abre una fábrica, la cual se especializaba en la fabricación de objetos de arte para la mesa, (cestas para el pan, bandejas, cajitas, etc.)

 

Los objetos y muebles de papel maché que provienen de esta época, son raros de hallar en el mercado de las antigüedades, y por eso desconocidos. Sólo los aprecian quienes se inician en la técnica y en su mayoría coleccionistas. En algunas regiones de los Estados Unidos, la pasta de papel fue hasta 1900 objeto de un artesanado familiar.

 

Una de las primeras fábricas conocidas de papel maché fue fundada en Alemania en 1765, durante el reinado de Federico II, el Grande. Su producción estaba orientada fundamentalmente a la elaboración de tabaqueras que alcanzaron fama mundial por la delicadeza y refinamiento de su trabajo. Más tarde, en el siglo XIX, la industria alemana de papel maché se hizo famosa por la fabricación de cabezas de muñecas, e incluso se tiene noticias que un relojero de la ciudad de Dresden, en 1883, fabricó el primer reloj empleando papel maché, construyendo algunos años después nada menos que una iglesia con el mismo material, en la ciudad de Norwegen. Posteriormente, a mediados del siglo XIX, la producción de objetos de papel maché se extendería y alcanzaría su máximo esplendor en Inglaterra y América.

 

En casi todo el mundo se mantiene la tradición de fabricar objetos de papel maché, tanto de uso práctico como decorativo, lo que incluso ha promovido la aparición de tiendas especializadas que sólo ofrecen productos confeccionados con esta técnica.

 

Ahora la pasta de papel  tiene un sitio relevante en el Arte y está al alcance de cualquier persona que tenga la inquietud de crear algún objeto con sus manos. Aunque estén muy simplificadas las técnicas modernas requieren paciencia. La pasta de papel puede adaptarse a las formas más caprichosas y sorprendentes, ya que el papel es un material bastante noble y fácil de moldear. Con un poco de habilidad se pueden modelar fantásticas estatuas, como las que fabrican los artistas mejicanos, famosas también son Las Palanqueras, Marimondas, Alebrijes y Catrinas de Aleka Artesanías de Colombia o diminutas figurasal estilo de los japoneses.

 

Violeta Parra fue una de las artistas más reconocidas en nuestro pías en la fabricación de algunas obras en papel maché. En el Centro Cultural Palacio de La Moneda, se exhibe de forma permanente la segunda de la serie de tres muestras de la colección de obras visuales de Violeta Parra, en el espacio bautizado con su nombre y ubicado en el primer nivel subterráneo del Centro Cultural. La muestra está compuesta de óleos, arpilleras y piezas en papel maché, realizadas por la artista y folclorista entre los años 1960 y 1965, en las que da cuenta de su visión sobre pasajes de la historia de Chile y personajes populares. Esta es una muy buena opción para quienes quieran aprender y acercarse a conocer la técnica

AlebrijePanut_7_.JPG

Mi primer Alebrije, se llama Panut. Es la mezcla entre una garza y un manati. representa la libertad que hay en los cielos y en las aguas

|

Comentarios

muy bno 

Responder

bu

quien no lo hace que pendejada hacer un pajaro

y quien no puede sacar la historia por internet apuesto que la saco  de witipedia

:(

Responder

que pendejadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar